martes, 7 de febrero de 2017

Micro-historia de amor

A veces sueño que por mera casualidad conozco a la chica de mis sueños: ella es perfecta en todos los sentidos. Es hermosa como la primavera, misteriosa como la Luna y sensual como un deseo prohibido.

Me enamoro de ella, y ella se enamora de mí, y bajo una noche de verano hacemos el amor con un manto de estrellas sobre nuestras cabezas...

Luego, descubro que es del Madrid y la dejo, a tomar por culo guarra de mierda, vete a ver el chiringuito y la caverna con tus muertos hija de la gran puta.


Es todo un país unido en una sola pasión: El anti-Madridismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada