martes, 2 de junio de 2015

El sendero

El sendero que recorría la loma del cerro, entre abetos y alcornoques, con suelo empedrado pero semi oculto bajo la tierra. De paisajes hermosos, desnivel pronunciado y cantar de los pájaros. El cielo azul, el sol radiante, las flores de mil colores, el verde intenso, la muralla de piedra vieja que separaba el acantilado rustica, incluso el vuelo majestuoso de un águila imperial.
En aquel sinuoso camino, rural como pocos, bajo los árboles, se encontraba una sombra poco antes de la cumbre, una sombra por las que pasaban muchos viajeros.
Bajo la sombra pasó un universitario, de mente despierta, devorador de libros, con un futuro prodigioso.
Bajo la sombra pasó un futbolista, no muy famoso, pero digno representante de su deporte que disfrutaba marcando goles y corriendo el césped tras el balón.
Bajo la sombra pasó un astrónomo, era hombre ya mayor que dedicaba su vida a descubrir los secretos del cosmos mirando a través de enormes telescopios.
Bajo la sombra pasó un escritor, constructor de cuentos, aventuras y mundos de ficción.
Bajo la sombra pasó un músico, con su guitarra a cuestas, buscando inspiración para su próxima canción.
Bajo la sombra pasó un enamorado, siempre con su mente ocupada pensando en su amada, a sabiendas de que ella le esperaba a la vuelta.
Bajo la sombra pasó un revolucionario, arengador de masas, con unos ideales fuertes y optimismo para creer en ellos.
Bajo la sombra pasó un trabajador, pero no uno cualquiera, sino uno que amaba realmente su trabajo.
Bajo la sombra pasó un aventurero, un joven que recorría el mundo apuntando vivencias en una libreta, países y continentes se le quedaban pequeños.
Bajo la sombra pasó un hombre tranquilo, con la mente descansada, sin estrés ni traumas que recordar que muy en su interior le hicieran daño cada día.
Bajo la sombra pasó un padre, no iba con sus hijos, pero deseaba contarles y traerles en días venideros a un camino tan hermoso.
Bajo la sombra pasó un chico optimista, que creía en un futuro prometedor aunque no tenía nada. Incapaz de darse por vencido.
Bajo la sombra pasaron.
Bajo la sombra.

La sombra de ojos perdidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada