martes, 28 de julio de 2009

Rey de los cielos

Sobrevuela acechante dejando caer sobre la árida tierra su sombra oscura, inquietante junto al batir de sus alas y los estridentes sonidos de su garganta. Buscando alguna presa a la que arrebatarle la vida, el tesoro liquido rojo de sus venas, para así eliminar poco a poco el alma de la mismísima tierra.

Los ojos negros observan a sus víctimas e intentan elegir aquella propicia para mantenerlo vivo, pues solo con la muerte subsiste. Tiene el poder suficiente, heredado de los genes de sus antepasados para gobernar desde las alturas y es su vez su deber entregárselo a sus descendientes, polluelos que esperan en el nido hambrientos de carne muerta.

Dios así lo quiso y así será siempre, desde la primera creación hasta el final de los tiempos, ninguna de sus cientos de presas podrán jamás hacer nada contra esta criatura superior, poseedora desde la cuna de un deber incuestionable, asesina por naturaleza, criminal como ella sola.

De nada vale implorarle por el derecho a la vida misma, una vida libre del terrible miedo que ha creado bajo su reinado desde los cielos, cielos que conquistó en épocas antiquísimas y que generación tras generación han dominado.

El rey de los cielos, el león del aire, el cocodrílo del río... ¿osaría acaso un búfalo plantarle cara a un león?

video

Atención... silencio... aun suena el eco... El pueblo vencido jamás estuvo unido.

sábado, 25 de julio de 2009

Mundo Negro

En el mundo de los mudos, de los ciegos, de la mentira, la ignorancia, la sodomía, el odio, el vacío, la infelicidad, la voracidad, el consumismo, el rencor, la avaricia, el narcisismo, el autoengaño, la conformidad... En el mundo de los finales infelices, los finales con la muerte en vida.

En el mundo de la oscuridad absoluta malvivo yo... malvivo rodeado por seres sin personalidad, adoctrinados cual basura en vertederos de ideas falsas, de estéticas autoimpuestas, de drogas, escapadas mentales por sustancias sucias, vivo en el absurdo infinito a la espera de una ilusión que me de ganas de sobrevivir un día mas, de luchar por un futuro negro en el que no creo.

Hace tiempo que deje de soñar con la felicidad, la realidad me a echo despertar a base de golpe tras golpe, de esos que no dejan heridas, de los que de verdad hacen daño, de los que lastiman. Decepción tras decepción me a mostrado la real condición humana, y cada día contemplo con mas cariño el asco vomitivo que Grenuelle sentía por las personas de la vieja Paris pútrida, reflejo mismo de la también putrefacta sociedad que soporto mientras me quemo cada segundo de mi jodida existencia.

Tocando tan a menudo el fondo del pozo que allí mi presencia es continua, como una psicofonía perpetua, mi verdadero hábitat. Entre las miserias de mi vida, mi penosas vivencias, mis alcoholimetras noches, entre mis falsas sonrisas, la gente que me rodea, las llamadas de auxilio no escuchadas, entre la desesperación por salir del negro y profundo agujero solo veo una silueta lejana de la persona destinada a liberarme de la locura, la autodestrucción, el violento destino, solo una, oscura y distante figura que me llama incesantemente, solo una que no distingo exactamente.

Una silueta y un susurro triste, agónico... un susurro saliente de mi garganta rota de los gritos lanzados a todos los habitantes de la tierra, victima de mi odio infinito y mi rencor eternizado, de mis cuantiosas enfermedades mentales que van tomando mi alma por completo sumiéndolas en la pasividad, retrasando la velocidad a la que mi corazón bombea la sangre que me ahoga.

Creo que se acerca el fin de la mentira, el comienzo de la verdad y quiero tomar la mano de esa silueta para llevarla con migo, quiero ser libre de mi mismo y cuantos me rodean, quiero respirar oxigeno de verdad por primera vez en mi vida, quiero desengañarme completamente, quiero saber hasta el punto que mi odio puede crecer y hacerme vencer tantísima frustración, pero antes necesito saber quien se esconde tras esa figura, necesito saberlo como la propia libertad suprema... ¿eres tu?